Conoce los mitos y verdades sobre cremas para el cabello

cremas para el cabello

Conoce los mitos y verdades sobre cremas para el cabello
Ser mujer y no sentirse hermosa es una clara contradicción, porque la belleza está ligada a la naturaleza femenina. Y en eso de mostrarnos lindas integralmente, sin duda, nuestro pelo cumple un trabajo primordial.

No en vano, cuando no lo tenemos radiante, frondoso y saludable, el mundo nos parece injusto. Y en consecuencia, no andamos bien con nosotras mismas. Por eso recurrimos a las cremas para procurar que nuestro cabello se vea impecable y perfecto.

El uso de las cremas para el cabello no es nuevo en estos primeros años del siglo XXI. Desde 1930 se usan para mejorar el look del cabello. De hecho, hay registros históricos que indican que las antiguas civilizaciones usaron lociones para el pelo, hechas a base de savia vegetal y almendras.

El propósito inicial de las primeras cremas era facilitar el peinado, ayudar a que el cabello fuera manejable y se viera con un aspecto impecable. Mucha agua ha corrido debajo del puente de la historia de las cremas, y aunque evolucionaron en distintas fórmulas, el objetivo sigue siendo el mismo: mantener el cabello hidratado y sedoso.

Sin embargo, con el tiempo se han difundido una lista de verdades y grandes mentiras sobre el uso de cremas para el cabello. En este post te revelaremos las realidades y algunos mitos sobre estos productos para hidratar el cabello. ¡Descubre con cuál te engañaron, y cuál siempre fue real!

Mito 1: Las cremas dejan el cabello grasoso

cremas para el cabello

Es el primer mito que existe entre quienes usamos este tipo de productos para el cabello. Y no es para menos. Cuando la aplicamos, al cabo de un rato notamos algunas punta chorreadas con un espesor que da la sensación de grasa capilar. Cuando eso ocurre, muchas se lavan el cabello, y prefieren no aplicarse la misma crema.

¿Es falso o verdad?

La realidad es que es falso de toda falsedad. Lo que ocurre es que las mayorías de las
mujeres no saben cómo aplicarse la crema de forma correcta. ¿Cuándo cometemos el error? cuando nos las aplicamos desde la raíz, incluso masajeamos con la crema desde el cuero cabelludo. Eso da como resultado un exceso de grasa capilar, y en algunos casos, es el causante de la caspa.

La recomendación es que la uses desde la mitad del cabello hacia las puntas. Las cremas son productos para hidratar el cabello, y no están elaboradas para el cuero cabelludo.

Los fabricantes de cremas para peinar las hacen sabiendo que el pelo necesita hidratación desde la mitad hacia las puntas, porque es esa zona la que mayormente sufre más daños de agentes medioambientales. Otro consejo es usar la cantidad recomendada, según el grosor de tu cabello.

Mito 2: Maltratan el cabello

Es uno de los mitos más esparcidos entre nosotras. El argumento que sostiene este mito es que los componentes, con los cuales hacen las cremas para peinar, son químicos agresivos que quiebra las puntas y reseca el cuero cabelludo.

La realidad: también es falso.

Se ha puesto a correr este mito, producto de una estrategia publicitaria entre marcas fabricantes. Algunas han optado por hacer cremas caseras, pero paradójicamente estas mezclas contienen los mismos componentes que las cremas industrializadas, disponibles en los anaqueles.

Que quede claro: las cremas para el cabello son hechas para ayudar al cuidado del pelo, no para destruirlo. Si fuera el caso, la demanda de cremas en el mercado no fuera tan alta.

Mito 3: Solo después del lavado

Entre las mujeres que siempre buscamos lo mejor para nuestras melenas, es común pensar que las cremas solamente son aplicables después que nos lavamos el pelo. No falta quienes se rebelan contra esta norma, se lo aplican al seco, y después salen a la calle con hebras grasosas. Ese día, seguro, no lo recordarán como el más grato.

La realidad es que es verdadero.

Lo más recomendable es que laves el cabello, y luego aún húmedo, frotes entre tus manos una porción moderada de crema y la apliques en tu cabello uniformemente.

Es totalmente antihigiénico aplicarse crema con el cabello sucio. Es contraindicado, incluso después de 24 horas debes retirar cualquier crema o producto que te hayas aplicado. Si no lo haces, tu cuero cabelludo puede sufrir una enfermedad capilar que puede devenir en la alopecia.

La acumulación de los residuos de la crema, combinado con factores externos como el clima, el estrés o malos hábitos alimentarios, pueden alterar el proceso natural de tu estructura capilar. Mejor es prevenir que arriesgar.

Mito 4: El calor no hace daño

cremas para el cabello

Es uno de los mitos pocos conocidos, pero sí se sabe de su uso entre algunas de nosotras. Imaginen la escena: salimos del baño, limpias y renovadas, con nuestro cabello mojado. Esperamos que se seque un poco hasta llegar al punto de húmedo. Aplicamos una de nuestras cremas para el cabello, y al rato, por antojo o cambio de look inesperado, decidimos usar la plancha o el secador. El resultado no es para nada alentador, te lo dejo a tu imaginación.

La verdad es que usar plancha o secador, después de aplicarte una crema, no solamente le hace mucho daño al pelo, sino que además es una locura que no nos podemos permitir. Además, si nos secamos el cabello luego de echarnos crema, el calor evaporará la humedad que buscas con la crema.

Mito 5: Todas las cremas son iguales

cremas para el cabello

Entre las infinidades de productos para el cabello, en el renglón de las cremas suele creerse, con regularidad, que todas cumplen el mismo efecto: hidratar el cabello cuando sea necesario. Bajo este criterio cualquiera compra cualquier crema sin reparar si es adecuado para su cabello.

La realidad es que hay cremas para todo tipo de cabello.

Si bien es cierto que todas las cremas cumplen con la función de hidratar, en el mercado se cuentan por montones de acuerdo a las características de cada pelo; es decir, si el pelo es reseco, lacio, grasoso, voluminoso, corto o largo, etc.

Lo que debes hacer es buscar la que mejor se adapte a tu tipo de pelo. No te dejes llevar por el olor o el color que más te guste. Por lo general, cada fórmula está identificada según el cabello de quien lo vaya a usar. Lee las indicaciones de la etiqueta al dorso del producto.

Mito 6: Las cremas producen caída del pelo

cremas para el cabello

Este mito aún subsiste básicamente por temor, aunque no se conozcan pruebas de la primera mujer que le haya pasado. Con el tiempo, esta leyenda se apoderó de muchas mujeres bajo el argumento que el uso excesivo de las cremas debilitaban el cuero cabelludo.

Realidad: Es completamente falso.

Como mujer debes saber que a diario se nos puede caer entre 70 o 100 hebras, y no es sinónimo de alarma ni de ninguna irregularidad capilar. Se trata más bien de un proceso natural en que el cabello se cae y vuelve a crecer, y nada tiene que ver las cremas para el cabello.

Lo que sí es cierto es que tu cabello debe descansar de las cremas, así como de cualquier otro producto para el cabello, al menos dos días o tres días a la semana. ¿Para qué? para dejar fluir el proceso natural de tu estructura capilar y que no haya ninguna posibilidad de obstrucción de los folículos pilosos por residuos de productos.

En resumen: déjalo descansar.

Mito 7: Las cremas hacen crecer el cabello

Por desesperación, hay quienes han usado las cremas para el cabello como tratamiento para hacer crecer la melena en poco tiempo.

Lo cierto es que las cremas son fabricadas para que aportar la humedad en el cabello, y también para moldear el volumen de nuestro cabello, según sea la ocasión.

Mito 8: Aplicar la crema después del baño crea un wetlook

cremas para el cabello

Un peinado con el efecto wetlook es una tendencia que puso de moda algunas famosas y figuras del espectáculo. Consiste en llevar el cabello mojado solamente en la raíz, mientras el resto de la cabellera luce suelta y natural.

Se ha dicho que si aplicas la crema inmediatamente después del baño, el pelo toma el efecto no deseado del wetlook. No creas en fábulas y cuentos de camino. No es real.

Te doy un truco: cuando salgas de la ducha, espera un poco hasta que el cabello esté entre seco y húmedo. De esa forma, el agua no se mezclará con la crema y notarás una mejor consistencia del producto.

Mito 9: Las cremas para el cabello no tienen sustitutos

A veces no conseguimos como nutrir el cabello. Nos olvidamos de comprar una crema para peinar y tenemos la urgencia de hidratar el pelo cuanto antes, pues tenemos una reunión familiar o nos sobrevino un inesperado encuentro con las amigas en el centro comercial.

En medio del desespero,cuando te estás arreglando, notas que no tienes cremas para el cabello. Y entonces ves la crema para las manos. Y piensas ¿La uso, sí o no, me harás daño?

La realidad: Puedes usarla perfectamente

Y sin ningún tipo de temor. Al igual que el acondicionador, las cremas para manos están compuestas por ingredientes, como por ejemplo glicerina y ácido láctico,que le aportan humedad al pelo. Es falso que perjudica la estructura capilar.

Aunque la crema de manos tiene efectos positivos, te aconsejo que no abuses de su uso. Recuerda que es un recurso de última hora, para resolver cuando estamos apuradas y no tenemos disponible una crema para peinar.

Recomendaciones de aplicación

La frecuencia y la cantidad son dos aspectos básicos que debes cuidar al momento de aplicarte cremas para el cabello.

Dependiendo del volumen de tu cabello, usa una cantidad sin exagerar. ¿Cómo puedes medirlo? depende del producto. Las cremas para el cabello que adquieres en el supermercado se caracterizan por ser menos concentradas. Para este tipo de cremas, usa como medida un diámetro de una moneda o una nuez, eso es aproximadamente tres centímetros.

Con las cremas que encuentras en los salones de belleza, la medida cambia. Como suelen ser mucho más concentradas, es aconsejable que utilices entre 1.5 a 2 centímetros.

Si hablamos de frecuencia, depende del largo. Lo que sí aplica es no usar cremas para el cabello todo los días. Si ese es tu caso, es mejor que lo dejes de hacer. Hay muchas opciones que te indican como nutrir el cabello, sin depender de las cremas.

¿Con las cremas es suficiente?

Es la pregunta de las mil monedas. Muchos laboratorios y casas de belleza distribuyen en el mercado diversas cremas que en definitiva son complementos para el buen cuidado del cabello. Pero por sí solos no cumplen con mantener un pelo radiante y despampanante.

Lamentablemente no basta utilizar cremas para mantener un cabello reluciente, lleno de esplendor y vitalidad. Para ello es indispensable un producto, cuyo resultado sea garantía de satisfacción, como el Super Regen Shampoo elaborado por la prestigiosa Casa Ferrann.

cremas para el cabello

Con alta demandad desde que salió al mercado, el Super Regen Shampoo se caracteriza por restaurar el microbioma capilar, además fortalece los cabellos débiles y las puntas quebradizas, desde las primeras semanas de uso.
´
Ten la seguridad que este producto no contiene en sus ingredientes ningún componente basado en agentes químicos. Todo lo contrario: fue hecho a base de extractos minerales y vegetales para regenerar y mantener cada fibra de tu melena.

Incluso, sin temor a dudas

Con Super Regen Shampoo no será tan imprescindible el uso de cremas y lociones complementarias. Su efecto- comprobado por miles de usuarios- de estimular el cuero cabelludo, provoca un intenso crecimiento del cabello. Y lo mejor es que después de usarlo varias semanas de uso, tu pelo crecerá de forma vigorosa y continúa.

Si tu cabello además necesita de un tratamiento capilar efectivo, la Casa Ferrann dispone del Super Regen. Con este tratamiento-también hecho con productores naturales- conseguirás recuperar el aspecto brillante y saludable de tu cabello.

No pierdas la oportunidad de ponerle fin a los problemas del cabello. ¡Estamos para ayudarte!

Leave a Comment